lunes, 1 de abril de 2013

MACEIO - SALVADOR - MORRO DE SAO PAULO - ARRAIAL D'AJUDA

El 2012 fue un año de muchos viajes… Espero seguir conociendo lugares maravillosos.
Nuevamente Brasil, esta vez junto a Aldana y Valentino. Los lugares elegidos fueron Maceio – Salvador de Bahía – Morro de Sao Paulo – Arraial d'ajuda.

SALIDA Y PRIMER DIA - MACEIO


Salimos el viernes 21 de diciembre del 2012 de Ezeiza y llegamos a Rio de Janeiro donde pasamos una laaaarga noche.
El sábado partimos rumbo a Maceio a donde llegamos a las 11 de la mañana.
Del aeropuerto, cansadísimos tomamos un colectivo que nos dejó en Ponta Verde y de ahí un taxi a la Pousada Nossa Casa que habíamos reservado por Booking a R388 por las 3 noches la habitación triple. La pousada está en Jatiuca, es muy tranquila con habitaciones chicas pero cómodas con desayunos más que aceptables. Por precio y calidad es recomendable.



Una vez en la pousada nos fuimos a la playa de Jatiuca, una playa que no es demasiado linda pero que aprovechamos para llevar a Valen después del largo viaje. 




Nos quedamos un rato pero el cansancio era más fuerte así que muy temprano fuimos a cenar y luego a dormir.




SEGUNDO DÍA – PRAIA DO GUNGA


Desayunamos y salimos rumbo a Praia do Gunga, con la Lonely Planet en mano nos tomamos un colectivo y luego una combi que nos dejo sobre la ruta, en la misma bajada a la playa… Con una vista inmejorable caminamos las aproximadamente 10 cuadras…


De esta playa solo queda hablar maravillas, tan es así que fue la mejor de todas las vacaciones. Agua transparente con arena blanquísima y llena de palmeras, que más pedir de esta playa paradisíaca.  


A eso de las 17 horas decidimos volver de la misma manera pero no nos dimos cuenta de que era domingo y que la frecuencia de las combis eran menores…
Por suerte, al vernos con Valentino esperando en vano, freno un auto y la señora que manejaba nos preguntó dónde estábamos alojados y que nos llevaba. Hablando nos comentó que era la dueña de la playa. Una mujer con una amabilidad y simpleza que nos dejó asombrados.
Luego de hacer un city tour por Maceio nos dejó en la puerta de la pousada y nos dijo que estábamos locos de estar con un chico de 8 años esperando en la ruta el colectivo.  La verdad que es muy lindo que haya gente como esta mujer… Las vacaciones empezaban de la mejor manera!!!

TERCER DÍA – ECO PARK Y PRAIA JATIUCA


Era nuestro último día en Maceio y no tuvimos mejor idea que ir al eco parque el 24 de diciembre, luego de averiguar cómo ir, tomamos el colectivo que nos dejó en la puerta pero lamentablemente estaba CERRADO. Después de 30 minutos y con un calor agobiante teníamos que volver al colectivo pero esta vez de regreso Jatiuca.

De nuevo en la playa del centro, alquilamos sombrilla y reposeras y en donde almorzamos una rica isca de peixe.

A la vuelta, nos fuimos a bañar y salimos a cenar porque era noche buena, pero lamentablemente la ciudad estaba vacía y los restaurantes cerrados. Con suerte conseguimos un restaurante que cerraba a las 22 horas, así que cenamos y nos fuimos a la pousada en donde a las 23 horas ya estábamos durmiendo. Una navidad un poco aburrida!!!























CUARTO DIA – IDA A SALVADOR


Nos despertamos a la 1 de la madrugada, Valen abrió los regalos que le había dejado Papá Noel y salimos en taxi hasta el aeropuerto porque a las 4 de la mañana partía nuestro avión hacia Salvador.

Desde el aeropuerto de Salvador, nos tomamos un colectivo que nos dejó en Barra. Como era 25 de diciembre, la imagen no fue muy linda ya que al ser navidad todavía muchos no se habían acostado y la sensación de inseguridad no faltó.
Habíamos alquilado por Internet un departamento a dos cuadras de la Praia Porto da Barra, casualmente el dueño es un argentino. Nos encontramos y nos llevó al departamento. Lamentablemente tuvimos que irnos ya que el lugar era inhabitable, suciedad por todos lados, las sabanas y colchones con olor, baño deplorable, etc. Después de 2 horas, nos fuimos a buscar otro alojamiento con la bronca de haber perdido 300 reales.
Terminamos reservando en el hostel Albergue Brasil, por 100 reales la noche con desayuno incluido, aire acondicionado, baño privado y frigobar. La verdad que estuvo espectacular!!!
Luego de la bronca, fuimos a la playa Porto da Barra… Un mundo de genteeeee, nunca vi tanta gente en una playa, había que saltar las personas para llegar al agua. La playa es linda pero imposible disfrutarla.
A la noche fuimos a comer a un restaurante unos camarones al ajo exquisitos, luego caminamos por la costanera y visitamos el faro.

QUINTO DIA – PELOURINHO Y BARRA


Era el día de conocer el famoso Pelourinho, las expectativas eran buenas, pero no imaginábamos que nos iba a gustar tanto. Es una ciudad que impacta por su belleza y para aquellos que creen que el lugar es inseguro, a nosotros nos pareció todo lo contrario. Mucha policía y siempre que se camine por los lugares indicados es difícil que suceda algo malo (nosotros estuvimos en temporada súper alta, quizás al haber mucha gente y policía los robos disminuyen).



Bajamos por el elevador, pasamos por el Mercado Modelo y fuimos a comprar los pasajes para ir a Morro ya que solo nos quedaba un día en Salvador.
A la vuelta, fuimos de nuevo a la playa pero una con menos gente, Praia Farol da Barra, que queda del otro lado del faro.




SEXTO DÍA – PRAIA DO FORTE


Un nuevo día arriba del colectivo, en esta oportunidad para que nos lleve hasta la rodoviaria y de ahí una combi hasta Praia do Forte.
Todo fue perfecto y si no recuerdo mal después de 3 horas nos bajamos de la combi. El centro de Praia do Forte es hermoso, aprovechamos para caminar un poco pero hacía mucho calor así que fuimos directo para Proyecto Tamar.







Es un lugar más que nada para que disfruten los chicos, está bueno pero con una hora alcanza para recorrerlo.
Salimos y fuimos a la playa… Caminamos hasta alejarnos de la gente y en cuanto vimos a una señora vendiendo cerveza paramos y nos quedamos. La playa tenía demasiadas piedras y no era tan transparente. Por los comentarios previos imaginaba una playa mucho más linda, aunque creo que no estuvimos en la playa correcta.










A la noche estuvimos jugando a las cartas en el hostel con chicos de otros países y tomando unas cuantas cervezas… Una noche espectacular!!!




SÉPTIMO DÍA – IDA A MORRO DE SAO PAULO


Pagamos 75 reales la lancha rápida, estuvimos esperando más de 2 horas de demora para poder salir. El servicio es muy malo pero las otras alternativas para llegar o era muy cara o se tarda mucho tiempo.



Llegamos a Morro y están en el muelle esperándote para llevar tus valijas en carretillas hasta la pousada. Nosotros no pensábamos pagar así que nos fuimos caminando con todo el equipaje hasta la tercera playa.
La Pousada que reservamos previamente por Internet se llama Coqueiro do Caitá. Tardamos en llegar 20 minutos y después de hacer el check-in nos metimos a la pileta, la playa quedaba para el día siguiente.
A la noche fuimos a cenar y luego a dormir ya que fue un día muy largo.


OCTAVO DÍA – QUARTA PRAIA


Desayunamos y salimos directo a las piscinas naturales de la Quarta Praia. La marea esta súper baja así que con Valentino pudimos hacer snorkel.






Hizo un calor insoportable, y una vez que la marea subió y tapó las piedras a las que el sol les dio de lleno todo el día, no podíamos meternos al agua de lo caliente que estaba. Literalmente no se podía meter la cara debajo del agua.
A la vuelta, fuimos caminando hasta la segunda playa, donde había música y mucha gente…




NOVENO DÍA – GAMBOA







A Gamboa se puede ir caminando o en barquito. Mi idea era la de caminar pero Aldu me dijo que prefería ir en barco por Valentino (a mi me quedan mis dudas, la que no quería caminar era ella, jaja).



Salimos caminando hasta el muelle y en 20 minutos estábamos en Gamboa. Fuimos caminando hasta la playa de arcilla en donde encontramos un bar de un argentino y nos sentamos a comer y tomar algo.
Por estar cerca de la montaña de arcilla el agua no es muy transparente, la gente llegaba hasta este lugar solamente para llenarse todo el cuerpo con arcilla.
La playa en si no es muy linda pero vale la pena conocer, por el atractivo de la arcilla y porque se puede llegar caminando por un camino que dicen que es muy lindo.



A la vuelta paseamos por todo el Fuerte donde sacándonos un montón de fotos.










DÉCIMO DÍA – QUARTA PRAIA



Otra vez decidimos ir para la cuarta playa, volvimos a hacer snorkel un rato y después empezamos a caminar por la larga playa. Cansados de caminar pegamos la vuelta y nos quedamos el resto de la tarde cerca de las piscinas naturales.










A la noche, y por ser 31 de diciembre la pousada dio la cena de cortesía para todos los huéspedes, así que zafamos y comimos gratis. Jajaja.












Cerca de las 23 horas decidimos ir para la segunda playa a recibir el 2013. Al llegar vimos la playa llena de gente, con puestos donde preparaban tragos y música a todo volumen.







A las 24 horas llegó el momento de los fuegos artificiales, dándole color y calor a una noche inolvidable, ya que eran nuestras primeras vacaciones sin nuestras familias.
Nos quedamos un rato y luego a dormir ya que con Valentino no daba para quedarse mucho tiempo más...


DÉCIMO PRIMER DÍA – PRIMEIRA PRAIA


Primer día del 2013, y como se deben imaginar la isla parecía prácticamente vacía. Decidimos pasar un día de relax en la primera playa. Aldana estuvo sacando fotos durante todo el día, en cambio, Valen y yo estuvimos jugando en el agua.
Volviendo a la pousada pasamos por una agencia y reservamos la excursión que da la vuelta a la isla, la cual nos salió 80 reales por persona.

DÉCIMO SEGUNDO DÍA – VUELTA A LA ISLA


Esta excursión es infaltable en Morro de Sao Paulo, salimos cerca de las 10 de la mañana en una lancha con 12 personas.
Primero te llevan a las piscinas naturales de Garapuá que no son la gran cosa, luego a las piscinas naturales de Moreré (isla de Boipeba) que están buenísimas, en la misma isla te llevan a comer pero al haber un solo restaurante y en donde llegan todos los contingentes la atención es malísima. 








El próximo destino es un bar flotante en donde se puede degustar ostras, por último nos llevaron a conocer Cairú donde hay unas iglesias muy bonitas. Acá se termina una excursión imperdible y si toca un grupo tan lindo como el que nos tocó a nosotros el viaje se hace más placentero.











A la noche nos juntamos a festejar todos los que habíamos estado en la excursión porque era el cumpleaños de uno de los chicos, descorchamos unas botellas de champagne y en cuanto encontramos lugar en un restaurante nos sentamos a cenar.
Qué lindo es conocer gente tan buena onda…

DÉCIMO TERCER DÍA – BUCEO EN PRIMEIRA PRAIA




Nuestro último día en la isla y yo no podía irme de Morro sin bucear. Pagué el buceo  90 reales, pero me llevé una decepción ya que el mismo es de playa (yo quería embarcarme) y al estar el mar revuelto el fondo estaba muy sucio y la visibilidad era de 5 metros aproximadamente. No fue la mejor experiencia pero que lindo es BUCEAR!!!




A la vuelta estaba Aldana con una familia de argentinos que estuvo en la excursión y pasamos toda la tarde juntos. Valen se subió a la banana y nos quedamos con las ganas de la tirolesa. Un día a pura playa.






A la noche fuimos a probar langosta… Nunca me imagine que iba a ser tan rica. Un verdadero manjar!!!


DÉCIMO CUARTO DÍA – IDA A ARRAIAL D'AJUDA




Pensábamos salir de Morro a las 14 horas, entonces como el check-out era a las 11 de la mañana pedimos permiso para utilizar la pileta y nos quedamos ahí hasta la hora de irnos.
Con muchísimo calor nos despedíamos de Morro, y totalmente transpirados llegamos al muelle con todo el equipaje.
Pagamos el barco a Valença 6 reales, y en Valença un remis hasta la terminal de ómnibus que nos llevara a Porto seguro.
Llegamos a las 17 horas y sacamos los pasajes que nos costaron 80 reales cada uno. Como era temprano (el colectivo salía 21.50 y es el único que va a Porto Seguro) fuimos a comer ya que estábamos muertos de hambre.
Después de largas horas en las que no encontrábamos con que divertirnos llegó el ómnibus a las 23 horas.
El viaje fue agotador pero por suerte al no venir tan lleno pudimos acostarnos en dos butacas y dormir casi todo el viaje.

A eso de las 7 de la mañana nos bajamos en Porto Seguro, tomamos un colectivo hasta la balsa que nos cruce a Arraial (sale 4 reales y la vuelta es gratis) y luego una vans por 3 reales que nos lleve hasta el centro.
Luego de una larga búsqueda pudimos encontrar el condominio Beira do Ceu el que reservé por Internet y al cual no tuve que pagarle ninguna seña. Realmente este lugar es precioso, muchísima tranquilad y a un precio muy económico (nosotros pagamos 120 reales por día). Dejo el link  http://www.beiradoceu.com/.








Ese día nos quedamos disfrutando de la pileta y temprano nos fuimos adormir… Había sido un día agotador.




DÉCIMO QUINTO DÍA – LAGOA AZUL






Temprano salimos a caminar por la playa rumbo a Pitinga, ya que nos había dicho que era muy lindo. Al llegar, la playa estaba repleta de gente y al no poder sentarnos en los barcitos decidimos seguir caminando.





Media hora más tarde encontramos un barcito en donde no había prácticamente nadie y decidimos sentarnos a tomar unas cervezas… La playa era linda y con muy poca gente, se encuentra entre Pitinga y Taipé. Nos quedamos toda la tarde hasta que volvimos nuevamente caminando hasta la pousada a disfrutar de la piscina hasta que se hizo la noche.



Cominos en el apartamento ya que tenía cocina y luego salimos a caminar por el precioso centro a tomar un helado…

DÉCIMO SEXTO DÍA – DESCANSO EN LA POUSADA




Ya se terminaban las vacaciones y no habíamos parado prácticamente ningún día, así que nos quedamos a disfrutar de la pousada. Fue un día de lectura, ping pong, pileta, cartas, etc. A la noche fuimos a comer unos helados al precioso centro de Arraial.










DÉCIMO SÉPTIMO DÍA – ECOPARK


Nos habíamos quedado con las ganas de conocer el ecoparque de Macecio
pero sabíamos que el de Arraial era más grande, así que este día nos fuimos caminando hasta el ecopark.




Llegamos antes de que abra (con Aldana estábamos más ansiosos que Valentino, jaja). Pagamos 85 reales nosotros dos y 50 reales Valen.
Desde que entramos hasta que cerró no paramos de correr de un juego al otro. Si van a Arraial D’ajuda este parque acuático es IMPERDIBLE!!!








DÉCIMO OCTAVO DÍA – TRANCOSO Y QUADRADO


Nuestro ante último día de vacaciones y no habíamos conocido Trancoso. Nos tomamos un colectivo por 6.50 reales que nos dejó en la entrada a la playa. Caminamos por la misma hasta encontrar a unos vendedores ambulantes y unos árboles que nos hagan sombra. Yo había escuchado maravillas de esta playa pero me llevé una decepción ya que el agua era fría y de color muy oscuro (parecía el color del mar argentino). Como no nos gustó fuimos a conocer el centrito Quadrado.





Realmente parece haberse quedado en el tiempo, tiene una iglesia muy pequeña y bares y alojamientos pintados de múltiples colores dándole vida a un lugar hermoso.
De ahí volvimos a donde nos había dejado el colectivo y nos tomamos de vuelta una vans por 8 reales.
Una vez en la pousada empezamos a armar las valijas porque se nos terminaban las vacaciones.



DÉCIMO NOVENO DÍA –PRIMER  VUELO DE VUELTA


El vuelo de Porto Seguro salía a las 19.50 horas, así que nuevamente pedimos permiso para utilizar la pileta hasta la hora de irnos. El dueño  mablemente nos dijo que no había ningún inconveniente.
A las 16 horas estábamos en el aeropuerto muertos de calor ya que no tiene aire acondicionado, esperando para tomar nuestro vuelo.
En hora salimos rumbo a Sao Paulo en donde nos esperaba una larga noche.




VIGÉSIMO DÍA – LLEGADA A BUENOS AIRES



A las 6 de la mañana salía de Sao Paulo nuestro vuelo a Buenos Aires, por suerte salimos en horario y antes de las 8 horas estábamos en Buenos Aires.
Así termina nuestras 3 semanas en Brasil… Otro viaje inolvidable.
Espero en poco tiempo estar contándoles una nueva experiencia.
Saludos.
Damián.